Orinoquia

Orinoquia, Volumen 17, Número 2, p. 167-176, 2013. ISSN electrónico 2011-2629. ISSN impreso 0121-3709.

Documento sin título

ARTÍCULO ORIGINAL/ORIGINAL  ARTICLE

Efecto de la poda sobre la producción y calidad de frutos de Vitis vinifera L. Var. Sauvignon blanc en Sutamarchán – Boyacá

The effect of pruning on production and fruit quality of Vitis vinifera L. Var. Cabernet Sauvignon in Sutamarchán–Boyacá

Efeito da poda sobre produção e qualidade das frutas de Vitis vinifera L. Var.

Sauvignon blanc em Sutamarchán - Boyaca

Ingrid Y. Walteros1; Deisy C. Molano1;  Pedro J. Almanza-Merchán2

1          Ingeniera Agrónoma,  Facultad de Ciencias Agropecuarias, Universidad  Pedagógica y Tecnológica de Colombia Tunja.

2            Ingeniero Agrónomo,  PhD. Facultad de Ciencias Agropecuarias, Grupo de Investigación Ecofisiología Vegetal. Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia Tunja.Email: ingridwal89@hotmail.com

Recibido: Mayo 11 de 2013           Aceptado: Octubre 19 de 2013

Resumen

El manejo  de la producción, con ayuda de los sistemas de poda,  es un factor fundamental a tener en cuenta para la obtención de cosechas de calidad  para elaboración de vino. El objetivo de la investigación fue evaluar el efecto de la poda sobre la producción y la calidad  de frutos de Vitis vinifera L. Var. Sauvignon  Blanc en Sutamarchán – Boyacá, además de conocer el sistema de poda que genera la mejor producción y calidad organoléptica en la uva destinada a la elaboración de vino. La poda mixta presento  los mejores resultados  en producción alcanzando un rendimiento de 5,93 t ha-1. Mientras que la poda larga obtuvo el mayor contenido de sólidos solubles totales (22,76 ºBrix) y la menor acidez  total con (6,88 g L-1), la poda larga y mixta generaron las concentraciones más adecuadas en grados probables de alcohol (13,27%  y 13,21  %), la poda  mixta genero los valores más altos de Ca 39,78  mg L-1, para el  Mg. La mayor concentración se obtuvo con la poda corta 33,33 mg L-1y el K con 94,43 mg L-1, en la poda larga. Se encontró la mayor concentración de pigmentos en la poda  mixta con 303,55 mg L-1  en flavonoides y 338,58 mg L-1  en carotenoides, y por consiguiente una mayor intensidad de color. Lo que evidenció que las podas  son factores de manejo  agronómico que afectan directamente la calidad  de la uva para elaboración de vinos.

Palabras claves: Sauvignon Blanc, Vitivinicultura,  Trópico.

Abstract

The management of production and the use of pruning systems are essential  factors to consider, because it obtains  quality in crops to make wine.  The purpose of this research  was to evaluate  the effect of pruning on production and  fruit quality  of Vitis vinifera L. Var. Sauvignon Blanc Sutamarchán – Boyacá. Moreover, to know which systems of pruning roduces the best production and organoleptic quality in grapes in production of wine. Mixed pruning presented the best results in production reaching  a yield of 5.93 t ha-1, while the long pruning was the highest contents  of total soluble solids (22.76 ° Brix) and the lowest total acidity (6.88 g L-1). Long and mixed pruning generated the most appropriate concentrations in alcohol  degrees (13.27% and 13.21%).  Mixed pruning produce higher values of Ca 39.78 mg L-1, for Mg, the highest concentration was obtained with short pruning 33.33  mg L-1  and the K to 94.43  mg L-1 in the long pruning.  We found the highest concentration of pigments mixed with pruning 303.55 mg L-1  in flavonoids and 338.58 mg L-1  in carotenoids and therefore greater color intensity. This showed that the systems of pruning are factors of agronomic management that affect the grapes quality to make wine.

Key words: Sauvignon Blanc, Wine, Tropic.

Resumo

O manejo daprodução, com ajuda dos sistemas de poda, é um fator fundamentala ter em conta para a obtenção de colheitas de qualidade para a elaboração dos vinhos.  O objetivo  da pesquisa  foi avaliar  o efeito da poda  sobre a produção e qualidade dos frutos de Vitis vinifera L. Var.  Sauvignon  Blanc em Sutamarchán - Boyacá, e conhecer qual dos sistemas de poda, gera a melhor produção e qualidade organoléptica em uva destinada para vinificação.  A podamista apresento os melhores resultados em produção alcançando um ren- dimento  de 5,93 t ha-1. Enquanto que a poda longa obteve o maior contéudo de sólidos solúveis totais (22,76 °Brix) e a menor acidez  total com (6,88 g L-1). A poda longa e mista geraron as concentrações mais adequadas, em graus de álcool provável (13,27% e 13,21%), a poda mista gêro os vaores mais altos de Ca 39,78 mg L-1 de Mg, a maior concentração foi obtida  com a poda curta 33,33  mg L-1  e o K com 94,43 mg L-1, na poda longa. Encontrou-se a maior concentração de pigmentos  na poda mista com 303,55 mg L-1  em flavonóides e 338,58 mg L-1  em carotenóides e , por conseguinte, uma maior intensidade da cor. O que evidenciou que as podas são fatores de gestão agronômicos que afetam diretamente a qualidade das uvas para vinificação.

Palavras-chave: Sauvignon Blanc, da Viticultura, Trópico.

Introducción

Boyacá cuenta con dos zonas consideradas aptas para el cultivo de la vid. La zona del Valle de Sugamuxi y la del Alto Ricaurte. En estas dos regiones de clima frío tropical se produjeron 47 t en el año  2011, de acuerdo con Agronet (2012). Esto ha representado un rendimiento de 4,1 t ha-1,  lo que implica una participación en la producción nacional de uva de 0,19%.  En los 18 municipios productores de uva de región del Valle del Sol, la mayoría  son campesinos, que  anteriormente se dedicaban al cultivo de cereales menores y papa (Espinosa, 2008), mientras que en la zona del Alto Ricaurte, la producción se hace  en dos fincas de los municipios de Villa de Leyva y Sutamarchán. El viñedo  Marques de Villa de Leyva se encuentra en la finca vitivinícola Ain Karim, en donde se producen vinos tropicales  que, debido  a las características edafoclimáticas de la zona, típicas del trópico, son catalogados como Premium, por ser competitivos con los mejores vinos de América (Ca- macho,  2007).

En términos generales, la calidad de la uva con características vínicas está determinada por altos contenidos de sólidos solubles, baja acidez y un pH ligeramente ácido, factores que favorecen una actividad microbiana regulada y con ello, lograr que el proceso de  fermentación sea controlada. Esta calidad viene marcada por factores intrínsecos como la variedad y el suelo, y por otros de tipo cultural que responden a las denominaciones de origen y que condicionan la producción, composición, estado  sanitario e integridad de los viñedos.  (Yáñez et al., 1998; Mateus et al., 2002;  Gómez,  2004).

Sugiero así: Por tanto, la producción de uva de calidad es consecuencia de un manejo adecuado del cultivo, que se logra principalmente con producciones controladas, a través de podas eficientes.  Ellas facilitan la eliminación de partes vivas de la planta, para modificar el crecimiento natural de la cepa, adecuándola a las necesidades que se requieren por parte del enólogo (Matocq, 2004).

Aliquó  et al. (2010) mencionan que la denominación de poda corta o larga se refiere a la longitud de la vara o sarmiento encargado de portar los futuros racimos.  Por tanto, dicha longitud está relacionada directamente con el número de yemas dejadas. Es así como el podador solo deja  sarmientos denominados pulgares con 3 o 4 yemas  en la poda corta. En este tipo de poda, los sarmientos  tienen  la función de portar los pámpanos o cargadores que fructificarán,  y la madera de poda del siguiente ciclo de cosecha. Por su parte, en la poda  larga se dejan varas hasta  de 12 yemas.  El sistema  de poda mixta es la combinación de los dos sistemas, es decir, que en la planta  están  presentes tanto varas como pulgares. De ahí que la poda, en términos generales, busca la regulación de la longitud el sarmiento en el cual se insertan las yemas que darán origen a los racimos.  Es así como  Torres (1993) menciona que el manejo  de la poda es un factor fundamental para tener en cuenta  en la obtención de cosechas de calidad.

Reynier(1989),  afirma que hay que  tener  cuidado en el momento de seleccionar el tipo de poda a llevar a cabo cuando se habla de sistemas de podas Es así como realizar  podas cortas, con baja cantidad de yemas, implicaría una  disminución en la producción con  un consecuente  aumento del  diámetro de los  brotes y un incremento generalizado del vigor, situación que podría acentuarse aún  más con  el aborto  de racimos. Eso generaría  un posible desequilibrio de la planta.  La producción de la cantidad y calidad de los vinos se po- dría ver afectada.  Recíprocamente, una excesiva carga de  yemas  conduce a una  mayor  densidad de  brotes, carga frutal y área foliar, aumentando la competencia entre la fruta y los brotes, lo que ocasionaría una maduración  desuniforme una  baja  calidad  de  la  fruta. Además  ocasionaría una  lignificación   insuficiente   y un  debilitamiento de la planta.  Según Pszczólkowski y Bordeu (1984), una carga excesiva asociada a mayor vigor incrementa el   ácido  málico,  potasio,  y pH  de las bayas,  al  igual  que  una  disminución del  color  y sólidos solubles  (°Brix), reduciendo significativamente la calidad  del vino.

De otra parte,  en las investigaciones realizadas por Callejas  et  al.  (2013)  se menciona que la producción es controlada a través de la poda,  dejando solo la cantidad de yemas  suficientes para  proporcionar un número de racimos que la planta  pueda  soportar en forma óptima  hasta la vendimia.  Sin embargo,  en muchas  ocaciones no se toma en cuenta  el potencial productivo de las plantas, es decir, la capacidad de cada una de ellas para producir biomasa, esto es una determinada cantidad de uva y follaje (Lavin et al., 2003).

En las zonas vitícolas de Boyacá, en especial en la zona del alto Ricaurte, las investigaciones sobre los posibles efectos de la poda  en la maduración y producción de las  variedades   utilizadas  en  la  elaboración de  vinos tropicales  son escasas  aún. Por tanto, el objetivo de la investigación fue evaluar  el efecto de la poda  sobre la producción y calidad  de frutos de Vitis vinifera L. Var. Sauvignon  Blanc.

Materiales y métodos

La investigación se realizó en la finca Ain Karim, viñedo Marqués de Villa de Leyva (Boyacá-Colombia), situado a 5º 39’ de latitud  norte,  73º  35’ de longitud oeste  respecto  al meridiano de Greenwich; a una altura de 2110 msnm.  La región cuenta con un micro clima con alta radiación solar, temperaturas diurnas altas y bajas temperaturas nocturnas. Durante la investigación se presentó una precipitación acumulada de 1196,1 mm, una temperatura promedio de 16,9 ºC con una máxima absoluta de 25,1º C y una mínima de 7,6º C (IDEAM, 2012).

El material vegetal evaluado correspondió a la cepa Sauvignon Blanc, injertada sobre el patrón 103 Paulsen (Vitis Rupestris x Vitis berlandeieri).  Sauvignon Blanc de 8 años de edad se caracteriza por presentar plantas vigorosas con racimos  medianos, compactos,  cónicos y de tamaño mediano a corto. Las bayas son amarillas-doradas, elipsoidales y de pulpa blanda sin pigmentación. Las plantas están  sembradas a 1,5 m x 1,0 m entre surcos y plantas, respectivamente, bajo el sistema de conducción en espaldera tipo royat o cordón  bilateral  y cuenta  con  fertirriego por goteo.

Se utilizó un diseño completamente al azar  con  tres tratamientos correspondientes a los tipos de poda (corta (testigo), larga y mixta). Cada tratamiento contó con 4 repeticiones. Cada unidad experimental fue compuesta por dos plantas, para un total de 24 plantas. Para el caso  del testigo se dejaron dos yemas en tres pitones.  En la poda larga, se dejaron cinco yemas en tres pitones y en la poda mixta se combinó la poda larga y la poda corta. Las podas se realizaron 2 meses después de la vendimia.

Al momento de la vendimia se determinó el número de racimos por planta,  la masa fresca y seca de frutos, y escobajos, mediante medición directa con  balan- za de precisión 0,01 g, Scout  pro  (Ohaus).  La masa seca de los frutos se obtuvo después de  someterlos a secado  en una  mufla Memmert alemana UNB 500 durante 72 horas, a una temperatura de 95ºC. Se midieron diez  bayas por planta  mediante un calibrador digital Mitutoyo Absolute,  para determinar el diámetro ecuatorial.

Durante  la vendimia se estableció la producción total por planta.  Los frutos se llevaron al  laboratorio de fisiología vegetal de la Universidad  Pedagógica y Tecnológica de  Colombia  – Tunja,  en  donde  se de- terminaron los sólidos  solubles  totales (SST), con  un refractómetro  digital  HI  96802   Hanna instruments con ± 0,2 % Brix. El pH se determinó con un potenciómetro Schott handylab 11; la acidez  total titulable (ATT) se obtuvo  mediante la  titulación con NaOH 0,1  N hasta pH 8,2, expresada como  ácido  tartárico (AOAC, 1990). El índice  de madurez técnico (IMT) se determinó mediante la relación SST/ATT; los grados probables de alcohol  (GPA) se establecieron median- te la fórmula:

GPA = (0,675 * ºBrix) - 2,0839 (1)

 Los componentes químicos contenidos en el fruto de la uva (carotenos y flavonoides) y el matiz e intensidad de color, se obtuvieron a través de la extracción con etanol al 98% (Wintermans y DeMots, 1965). Se leyeron las absorbancias (Abs) a longitudes de onda de 420, 470, 520, 630, 750 nm en un espectrofotómetro Milton Roy Spectronic 401, USA. La estimación del contenido de pigmentos se realizó en condiciones de baja iluminación. A partir de estos datos, se calcularon las concentraciones de antocianos totales, flavonoides, matiz e intensidad de color, según las siguientes fórmulas adaptadas de Hidalgo, 2010:

Intensidad de color  IC = (Abs 420+Abs 470+A 630)(F)   (2)

Donde  F, factor de dilución.

Matiz T = Abs 420/Abs  520     (3)

Flavonoides (mg L-1) Y = 1,442  X - 0,024      (4)

Donde  Y = es la absorbancia medida y X el contendidode flavonoides  en mg de quercetina

Carotenoides (mg L-1) = (Abs 470-Abs 750) (Volumen del extracto ml)/ (100*Ei cm 1%) (Volumen filtrado L).  (5)

En donde  Ei cm1% = 2500(100ml g-1cm-1).

Para la extracción de los contenidos de calcio, Magnesio, Potasio se realizó una maceración de frutos con cáscara  y semillas. El jugo se filtró y diluyo 1:500.  Las lecturas  se realizaron en  el equipo  de  absorción atómica  Unicam  969  AA Spectrometer, siguiendo  la norma 975.03 (AOAC, 1996).

Los datos  obtenidos fueron sometidos a un análisis de varianza (Anova), se llevó a cabo la prueba  de comparación múltiple de Tukey (5%), para el análisis se utilizó el software SAS 9.2.1e.

Resultados y discusión

Producción

Todos los parámetros de producción y crecimiento de la baya  presentaron diferencias  estadísticas  (P≤0,01), excepto   el  diámetro de la baya. La poda mixta  fue la encargada de generar mayores promedios en el número  de racimos  (26,75  racimos/planta, figura 1A), peso fresco (1076,48  g) y seco de racimos  (210,66  g), peso fresco del escobajo (97,67 g) y de la baya (1,14 g) y producción (7,17 t ha-1). Por su parte,  la poda  larga indujo  mayor  peso  de escobajo (4,16  g) y de racimo (55 g). Con la poda corta se obtuvieron los valores más bajos en la mayoría de las variables (Figuras 1 y 2).

Figura 1. Efecto de diferentes tipos de poda sobre: A. Número de racimos, B. Diámetro de bayas y C. Producción de bayas de Sauvignon Blanc. Promedios seguidos de letras diferentes presentan diferencias significativas según la prueba de Tukey (P≤0,05).

Figura 2. Efecto de diferentes tipos de poda sobre: A. Peso de racimos/planta, B. Peso fresco de 1 racimo y del escobajo y C. Peso fresco de 1 escobajo y de bayas de Sauvignon Blanc. Promedios seguidos de letras diferentes en cada serie presentan diferencias significativas según la prueba de Tukey (P≤0,05).

En cuanto  al diámetro de la baya,  no se presentaron diferencias  significativas. La poda  larga  tuvo  11,18 mm, seguido por la poda corta con 10,94  mm y 10,78 mm  para  la mixta  (figura 1B). Ruiz (1999)  menciona que  el  tamaño  del  fruto es  muy  importante no  sólo para la predicción de la producción sino también  para la calidad.  Es importante que  el tamaño  de las bayas sea relativamente pequeño para la obtención de vinos de  calidad.  Según  Almanza  (2008),  los diámetros  de los frutos de uva están dentro del rango de 7 a 15 mm para  elaboración de  vino  en  variedades  como  Pinot Noir y Riesling. Por tanto, los tamaños  obtenidos en la investigación coinciden con estos valores.

Howell  et al. (1987)  afirma que  las podas  largas son más productivas, pues las yemas situadas entre el 3 al 10 nudo  son las más fructíferas en la variedad  vidal blanc.  Dicho dato coincide con esta investigación, puesto que se observó que en las plantas con poda larga, los racimos se sitúan en pámpanos originados en la 3ra a 5ta yema. Sugiero: La cantidad de racimos tiene un efecto fundamental en el peso de la baya. Un incremento de carga conlleva a una reducción del peso de la baya (Petrie et al., 2004; Keller et al., 2004). Este resultado es contrario al obtenido de las podas larga y mixta que presentaron los valores más altos respecto al peso de las bayas.  Sin embargo,  son similares a los reportados por  Amoros  (2000),  quien  encontró que una baya de Sauvignon Blanc pesaba  de 0,98 a 1,2 g y con los encontrados por Almanza (2008), quien afirma que, para elaboración de vino, los frutos están entre 1 y 2 g, en condiciones de clima frío tropical.

La producción más alta se alcanzó con la podas mixta y larga (figura 1C) respectivamente. Esto se debe a que la producción aumenta con la carga de racimos (Smart, 1990).  Camacho (2007) menciona que en la uva destinada para la elaboración de vino es necesario controlar la producción para favorecer la calidad del fruto, lo que se logra obteniendo producciones de máximo 4 t ha-1  por ciclo de cultivo.

Es posible  en parte que esto se deba al hecho que la “sobrecarga” atrasa la acumulación de azúcares en la fruta cuando se compara con aquella de plantas con menos carga. Sin embargo,  existen antecedentes que indican que el nivel de carga por planta no afecta la acumulación de azúcar y la calidad de la fruta (Bordelon et al., 2008).

Calidad de las bayas

El tipo de poda no afectó significativamente el pH, los SST, la ATT y elIMT de las bayas (Figura 3). González-Padierna (2003) asegura que el pH aumenta paralelamente con el contenido en azúcares totales en  baya debido a la disminución de la acidez total, y como consecuencia de la transformación de ácidos orgánicos en sales insolubles como el bitartrato potásico. La poda corta presentó los valores más altos de pH (3,12) seguido por la poda larga y mixta con 3,10 y 3,06 respectivamente (figura 3A). En este caso se esperaría que los valores más altos de pH se presentaran en la poda larga, debido a que presentaba un alto contenido de K+, de acuerdo con Boulton (1980) estos altos niveles de K+ están asociados con un microclima sombreado.

La poda larga presentó  frutos con 22,76 ºBrix, seguida por la poda mixta con 22, 66 ºBrix, y la poda corta con 22,09º  Brix (figura 3B). Carbonneau (2002) sostiene que el contenido de azúcares en las bayas está ligado simultáneamente a la producción total de  azúcares en la cepa, y a la facilidad  de migración  de azúcares hacia  los  racimos.  En este  sentido,   Almanza  et  al. (2012) mencionan que al realizar podas excesivas, se acelera el vigor de la planta y se estimula el crecimiento vegetativo. Además así se presentan abortos  florales, lo que produce frutos más grandes con bajos contenidos de azúcar. En Duraznero, al realizar podas dejando mayor área foliar, se incrementó el contenido de SST debido  al poder  de atracción de  fotosintatos ejercidos por los frutos al recibir mayor carga de asimilados (Casierra-Posada et  al., 2007). Es posible que esto esté ocurriendo con los frutos de uva, que con las podas las largas tienen mayor área foliar y las podas cortas menor. Sin embargo, Bordelon et al. (2008)mencionan que el nivel de carga por planta no afecta la acumulación de azúcar ni la calidad de la fruta.

La poda larga generó el valor más bajo de ATT en los frutos con 6,88 g L-1; 7, 41 g L-1  para la poda corta y 7,63 g L-1   para la poda mixta (figura 3C). Estos últimos valores difieren de los reportados por Pérez  (2003), quien menciona que se deben situar entre 4,5 y 7,0 g L-1. Zamboni y Fregoni (1991) aseguran que la composición de ácidos depende de la variedad y está influenciada por factores ambientales y culturales.  Deacuerdo con Almanza (2011), al tener menor área foliar se presenta disminución de la acidez  y ésta se debe al consumo de ácido málico durante la respiración de las células del fruto de uva. Así concuerda con Valdivia (2001), al asegurar que una menor exposición solar de los racimos en un  follaje más  denso,  resulta  en una  tasa  respiratoria más baja y menor consumo de ácidos orgánicos. Los ácidos orgánicos son los segundos sustratos respiratorios.

Al momento de la vendimia,  la poda  larga alcanzó el  valor  más  alto  en  el  índice  de  madurez técnico con  3,42,  seguido  por  la poda  corta  con  3,16  y la poda  mixta  con  3,07  (Figura  3D);  valores  que  se ajustan  a  los  sugeridos  para  elaboración de  vinos de calidad  a pesar  de las condiciones climáticas  en la investigación. Jubileu  et al. (2010)  coinciden en afirmar que  los SST y la ATT presentan importancia fundamental en el monitoreo del punto  de cosecha de frutos, posibilitando un mejor control de la calidad de la materia  prima  para  elaboración de vinos.  Por otr lado el IMT se considera como referencia  de fácil determinación desde  el  punto  de  vista  vitivinícola (Blouin   y   Guimberteau,   2003).    Por    tanto,    el contenido de  SST y la acidez  son  la armonía  entre estos dos gustos por ser los atributos  que  definen  el sabor del vino blanco,  una característica importante para la calidad  del vino (Peynaud,  1996).

Figura 3. Efecto de diferentes tipos de poda sobre: A. el pH, B. los SST, C. la ATT  y D. el IMT de bayas de Sauvignon Blanc. Promedios seguidos de letras diferentes presentan  diferencias significativas según la prueba de Tukey (P≤0,05).

Contenido Alcohólico y mineral

El grado de alcohol probable (GAP) y la concentración de calcio no presentaron diferencias  significativas. Por 0 su parte, el Mg y el K mostraron diferencias estadísticas (P≤0,01). Para el caso del Mg, la mayor concentración se obtuvo  con  la poda  corta  (33,33 mg L-1), mientras que  con  la poda  larga se incrementó el contenido de K a 94,42  mg L-1  (Figura 4B). Carazola  y Zirau (2005) aseguran  que  el GPA es de gran  importancia a nivel comercial, ya que los vinos y otras bebidas  alcohólicas se comercializan y cotizan  según su grado alcohólico.

En la investigación la poda corta fue la que generó el valor más bajo (12,82%  en volumen), seguido por la poda larga y mixta con 13,27% y 13,21% de  GPA, espectivamente (figura 4C).

Figura 4.  Efecto  de  diferentes tipos  de  poda  sobre:  A. Concentración de Ca y Mg, B. Concentración de K y C. Grado de alcohol probable de bayas de Sauvignon Blanc. Promedios seguidos de letras diferentes en cada serie presentan diferencias significativas según la prueba de Tukey (P≤0,05).

La poda  mixta generó  los valores más altos en contenidos  de Ca con  39,78  mg L-1, la poda corta con 38, 48 mg L-1y la poda mixta con 37, 69 mg L-1 (figura 4A).  Estos valores  difieren  del valor 48,80  mg L-1 n vinos blancos,  reportado por Fernández et al. (2009). Esto lo explica Álvarez et al. (2007) al afirmar que la concentración de minerales difieren de acuerdo a la zona geográfica de origen y está directamente relacionada con la composición del suelo. En el caso del Mg, la mayor concentración se obtuvo  con la poda  corta (33,33 mg L-1) (figura 4A), este valor difiere de 93,13  mg L-1  en vi- nos blancos,  reportado por Fernández et al. (2009). Las variaciones en  la concentración son  causadas por  la composición y disponibilidad del elemento en el suelo (Nikolakaki et al., 2002).

Para Blouin y Guimberteau (2003) la presencia del Ca y K en los vinos, especialmente el potasio, conduce a un notable incremento del valor del pH, lo que se traduce en una amplia  relación de inconvenientes. Destacan una menor estabilidad microbiana de los vinos, una mayor facilidad en su oxidación y una dificultad para la limpieza de los mismos. También vale mencionar los problemas derivados  de la insolubilización de las sales del ácido tartárico con estos cationes en forma de tartrato cálcico y bitartrato potásico, complicación que podría evidenciarse mayormente con la poda larga.

Pigmentos y Color

El tipo de poda generó diferencias significativas en los contenidos de flavonoides y carotenoides (P≤0,01). Se encontró mayor concentración de estos compuestos con la poda mixta, con 303,55 mg L-1 en flavonoides y 338,58 g L-1  en carotenoides, mientras que valores más bajos fueron obtenidos con la poda larga. En cuanto al color, solo hubo diferencias en el matiz. Para este caso la poda larga generó el mayor valor con 6,11 (Figura 5).

Figura 5.  Efecto  de  diferentes tipos  de  poda  sobre: A. Flavonoides, B. Carotenoides y C. Color de bayas de Sauvignon Blanc. Promedios seguidos de letras diferentes en cada serie presentan diferencias significativas según la prueba de Tukey (P≤0,05).

Los flavonoles están  presentes en los hollejos de las uvas blancas y tintas  (pigmentos amarillos).  El contenido global  es casi similar entre las variedades rojas y blancas, pero su composición es muy diferente (Cheynier y Rigaud, 1986). También se encuentran en los escobajos y en las hojas como una respuesta de la planta al estímulo de la radiación UV de la luz solar (Price et al., 1995).  Se ha demostrado que el contenido de quercetina es dependiente de la exposición al sol de las uvas, de la fertilización nitrogenada (Keller y Hradzina, 1998), del estado hídrico de la planta (Ojeda,  1999) y de la cepa (Soleas et al., 1997).  La concentración de carotenoides depende de la variedad, de la región vitícola, de la etapa de la exposición a la luz del sol y del estado de maduración del fruto (Marais et al., 2000). La pérdida  de equilibrio en la relación  hoja-fruto,  generado por el tipo de poda, induce  una menor posibilidad que  las bayas  logren un adecuado color e cubrimiento. La presencia de mayor fruta en la planta induce una mayor demanda de nutrientes,  azúcares y agua,  generando desbalances que provocan la producción de frutos con pocos contenidos de pigmentos. El ajuste del número de racimos, establecidos mediante la decisión del tipo de poda, permite equilibrar la relación fuente vertedero, lográndose racimos con mayor coloración (Callejas 2005, Dokoozlian et al., 2000).

Un color se puede definir correctamente dentro del sistema CIELab mediante las  coordenadas L*, a* y b*, el cual  define un espacio cromático en coordenadas rectangulares. Los tres ejes representan las graduaciones  entre   colores   opuestos. Así, L* corresponde a la claridad. Fluctúa entre el blanco y el negro. a* y b* corresponden a la cromaticidad. a* define el componente rojo/verde y b* el  amarillo/ azul. Estas coordenadas son una expresión  numérica que representa la proporción relativa de cada uno de los colores, base necesaria para reproducir un color concreto (Zamora,  2003).  C* representa la saturación o intensidad del color, es decir, la cercanía del color al gris o al matiz puro,  y h define el ángulo  de tono (McGuire, 1992).

Referente  al color, la poda  larga obtuvo  un matiz  de 6,11. La mayor intensidad la presentó la poda  mixta con valor de 2, 33. Es posible que a que es la que presentó los valores más altos en pigmentos (flavonoides y carotenoides), lo que implica  que tienen  la capacidad para actuar como fuertes copigmentos, formando complejos con las antocianas, favoreciendo la disolución y la retención de éstas en el vino. Eso se traduce en un aumento del color  (Boulton, 1999).  Este resultado concuerda con la investigación de Pérez et al. (2000) quienes encontraron que la reducción del color en uva red Globe, se ve disminuida cuando la incidencia de la radiación solar es menor,  lo que sucede  con la poda larga al tener  mayor cantidad de hojas  que  harían  un mayor efecto de sombreamiento sobre los racimos. Por tanto, la luz posee una función importante en la formación de pigmentos, convirtiendo a la intensidad y calidad  de la luz en factores determinantes de la cali- dad del fruto (Díaz-Montenegro, 2002). Es por eso que en cultivares con alta productividad se debe regular la poda  para que el desarrollo de color no se vea afectado (Muñoz y Lobato, 2000).

Conclusiones

La poda  mixta presentó  el mayor número  de racimos/ planta,  peso fresco de racimos y por ende rendimiento con 5,93 t ha-1.  La poda larga obtuvo los mayores contenidos de sólidos solubles  totales con 22,76  ºBrix y la menor acidez  total con 6,88 g L-1. Lo anterior  la convierte  en una opción  a tener en cuenta para la obtención de frutos de calidad,  en la variedad  Sauvignon Blanc, para elaboración de vinos.

La poda   larga  y  mixta  generaron las  concentracio- nes  más  adecuadas de  grados  probables de  alcohol (13,27%  y 13,21  % en volumen).  La poda mixta gene- ró los valores más altos de Ca 39,78 mg L-1, para el Mg.

La mayor  concentración se obtuvo  con  la poda  corta con 33,33  mg L-1 y el K 94,43  mg L-1  con la poda larga.

La mayor concentración de pigmentos se encontró en la poda mixta con 303,55 mg g-en flavonoides y 338,58 mg Kg-1  en carotenoides. Por consiguiente una mayor Intensidad de color. Lo anterior favorece que se obtengan frutos con buenas características para la elaboración de vinos blancos de calidad, bajo las condiciones climáticas  presentadas durante la investigación.

Referencias

Agronet. 2012. Estadísticas  por productos y departamentos. Uva 2012. En: http://www.agronet.gov.co/www/ htm3b/ReportesAjax/VerReporte.aspx. Consulta: octubre 2013.

Aliquó  G, Catana  A, Aguado  G. 2010.  La poda  de  la vid. Secretaría  de Agricultura,  Ganadería, Pesca y Alimentación – Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). Lujan de Cuyo, Mendoza, Argentina. 34 p.

Almanza P, Serrano P, Fischer G. 2012.  Manual de viticultura tropical.  Universidad  Pedagógica y Tecnológica  de Colombia.  119p.

Almanza P. 2011. Determinación del crecimiento y desarrollo del fruto de vid (Vitis vinífera L.) bajo condiciones de clima frío tropical. Universidad  Nacional de Colombia. Tesis de doctorado.145 p.

Almanza  P. 2008.  Evolución  de  parámetros fisicoquímicos durante  la maduración de frutos de Vitis vinifera L. tra- bajo de ascenso  en el escalafón.  Universidad  Pedagógica y Tecnológica  de Colombia,  Tunja. 64p.

Álvarez M, Moreno I, Camean A, González G. Study of mineral profile Montilla – Moriles «fino» wines using inductively  coupled plasma  atomic  emission  spectrometry methods.  Journal of Food Composition and  Analysis. 2007; 20:391-395.

Amoros Á. 2000.  Adaptación de Variedades  Blancas De Vid (Vitis Vinífera,  L.) En Castilla-La Mancha.  Tesis Doc- toral.198p. En: http://oa.upm.es/623/1/02200036.pdf. Consulta: julio 2012.

AOAC. 1996.  Official Methods  of Analysis of AOAC Inter- national. 16th    ed., AOAC International. Gaithersburg, M.D. 156p.

Blouin J, Guimberteau G. 2003. Maduración y madurez de la uva.  Mundi-Prensa. 151p.

Bordelon  B, Skinkis A, Howard  P. Impact  of training  sys- tem on vine perfomance and fruit composition of Traminette.  Am J enol vitic. 2008; 59:39-46.

Boulton R. 1999.  El fenómeno de copigmentación en los vinos  tintos.  Seminario  Internacional hacia  la Enología del Siglo XXI. FCA (UNCuyo) – EEA Mendoza INTA.

Boulton R. The general relationship between potasium,  sodium and  pH in grape  juice  and  wine.  Am J  Enol Vitic. 1980; 31:182-186.

Callejas R, Salazar D, Rioseco M. Poda de vid de mesa basa- do en los componentes del rendimiento: Flame seedless como estudio de caso. Universidad  de Chile. 2013; 2(1):1-9.

Callejas  R. 2005.  Incremento del color  de variedades  rojas. Centro de estudios de la vid. Universidad  Nacional de Chile. http://www.cevid.uchile.cl/articulos/ColordeCu- brimientoVarRojas.pdf. Consulta: octubre  2012.

Camacho M. 2007.  Nuestro  vino, expectativas. En: Vinos de Colombia.  http://www.vinosdecolombia.com. Consul- ta: abril 2012.

Carazola  J, Xirau M. 2005.  Técnicas  usuales  de análisis  en enología.  Panreac  Química. Barcelona, España. 113 p.

Carbonneau A. 2002. Módulo 12. Ecofisiologia aplicada. Los componentes del rendimiento. Clases de la maestría de viticultura y enología.  FCA UNCuyo.  INTA, INRA.

Casierra F, Rodríguez J, Cárdenas J. La relación hoja/fruto afec- ta la producción, el crecimiento, y la calidad del fruto en duraznero (Prunus pérsica L. Batsch, cv Rubidoux), Rev Fac Nal Agr Medellín. 2007; 60(1):3657-3669.

Cheynier  V, Rigaud J. 1986.  Identification  et dosage  des fla- vonols du raisin. JIEP 86: 442-444.

Díaz D. 2002. Maduración de Frutos. AGT Editor, S. A. Fisio- logía de los árboles frutales. México. p. 230-262.

Dokoozlian N, Peacock  B, Luvisi D, Ebisuda N. 2000.  Actua- lización  en prácticas  culturales  para  las variedades  de uva de mesa Crimson Sedles, Autum Royal y Melisa. En: Calidad y condición de llegada a los mercados extranje- ros de la uva de mesa de exportación chilena.  Pontificia Universidad  Católica de Chile. Chile. p. 177-1992.

Espinosa  N.  2008.  Economía  campesina, sistemas  de  pro- ducción y viticultura en el valle del sol (Boyacá). Cultu- ra científica,  versión  electrónica. Fundación Universi- taria Juan de Castellanos.  http://www.revistasjdc.com. Consulta: abril 2012.

Fernández  V, Berradre M, Sulbarán B, Ojeda  G, Peña J. Ca- racterización química   y contenido mineral  en  vinos comerciales venezolanos. Rev Fac Agron. (LUZ). 2009; 26:382-397.

Gómez FA. La zonificación, terroir y la denominación de ori- gen en el fortalecimiento de los campesinos viticultores del Valle del Sol en Boyacá, Colombia  Cultura científi- ca. 2004; 1(2):3-11.

González C. 2003.  Estudio ecofisiológico y agronómico de cuatro  sistemas de conducción de la vid (Vitis vinífera L.): cubiertas  vegetales  simples  versus  divididas.  Pro- ducción vegetal.  Fitotecnia.  E.T.S.I.A. Politécnica de Madrid. Madrid. 280p.

Hidalgo  J. 2010.  Tratado de enología.  Segunda Edición. Edi- torial Mundi-Prensa. Madrid. 1823p

Howell  GS, Mansfield  TK, Wolpert  JA. Influence  of training system,  pruning  severity,  and  thinning  on  yield,  vine size, and  fruit quality  of Vidal blanc  grapevines.  Am J Enol Vitic. 1987;38(2):105-112

IDEAM. 2012.  Instituto de Hidrología,  Meteorología y Estu- dios Ambientales. Sistema de Información Nacional Ambiental.  Estación: 24015300 Villa de Leyva. Jubileu B, Sato J. Roberto S. Caracterizaçao fenológica  e pro- dutiva das videiras “Cabernet  Sauvignon” e “Alicante” (Vitis vinífera L.) producidas fora de época, no norte do Paraná,  Rev Bras Frutic. 2010; 32(2): 451-462.

Keller  M,  Hrazdina G.  Interaction   of  nitrogen  availability during bloom and light intensity during veraison.  II. Ef- fects on anthocyanin ans phenolic development during grape ripening.  Am J Enol Vitic. 1998; 49:341-349.

Keller M, Mills L, Wample  R, Spayd S. “Crop load manage- ment  in Concord  grapes  using different pruning  tech- niques”.  Am J Enol Vitic. 2004; 55:35-50.

Lavin A, Lobato A, Muñoz I, Valenzuela I. 2003.  Viticultura: Poda  de  la vid. Instituto  de  Investigaciones Agropec- uarias. Boletín INIA No. 99. Cauquenes, Chile. 52p.

Marais J, Van Wyk C, Rapp A. Carotenoid levels in matur- ing grapes as affected by climatic  regions, sunlight and shade.  S. Afr J Enol Vitic. 2000; 12(2):64-69.(7).

Mateus  N, Machado J, De Freitas V. Development changes of anthocyanins in Vitis vinifera  grapes  grown  in the Douro  Valley and  concentration in respective  wines. Journal of the Science  of Food and  Agriculture,  2002; 82:1689-1695.

Matocq  L. 2004.   Evaluación  de  diferentes  alternativas   de control de rendimiento en vitis vinífera cv. Syrah. Tesis doctoral.  En: http://bdigital.uncu.edu.ar/objetos_digita- les/1116/gmatocq-vitisviniferasyrah.pdf.

McGuire  R. 1992.  Reporting  of Objective Color  Measurements. HortScience. 27(12):1254-1255

Muñoz  I, Lobato A. 2000.  Prácticas  culturales.  En: Valenzu- ela  J. ed.  Uva de mesa en Chile. Gobierno de Chile. Ministerio de Agricultura. Instituto de Investigaciones Agropecuaria. Chile. p. 91-101.

Nikolakaki  G,  Kallitharakas  N,  Katsanos  A. Trace  element analysis of Cretan wines and wine products.  Sci. Total Env. 2002; 285:155-163.

Ojeda  H. 1999.  Influence  de  la contrainte hydrique  sur la croissance du péricarpe et sur l’évolution  des phénols des baies de raisin (Vitis vinifera L.) cv. Syrah. Thèse de Doctorat,  Ecole Nationale Supérieure  Agronomique de Montpellier.

Pérez J, Peppi C, Larraín J. 2000. Influencia de la carga, fecha de  cosecha, sombreamiento y aplicaciones de  calcio sobre la calidad  de la uva y la firmeza de las bayas del cv. Red Globe.  En: Calidad  y condición de llegada  a los mercados extranjeros  de la uva de mesa de exporta- ción chilena.  Pontificia Universidad  Católica de Chile. Chile. p. 79-98.

Pérez  C. 2003.  Análisis (químico)  y control  (digital) en  la producción del  vino.  En: http://redesformacion.jccm. es/aula_abierta/.../vino.pdf. Consulta: marzo  2012.

Petrie P, Cooley N, Clingeleffer P. The effect of post-veraison water  deficit  on  yield  components and  maturation of irrigated Shiraz (Vitis vinifera L.) in the current  and fol- lowing  season.  Australian  Journal of Grape  and  Wine Research.  2004; 10:203-215.

Peynaud  E. 1996.  Balance  in wine.  En: The taste  of wine. Cap. 9, p 188-209. 2º Ed. John Wiley & Sons, Inc., New York, USA

Price SF, Breen PJ, Valladao M, Watson BT. Cluster sun expo- sure and quercetin in Pinot noir grapes and wine. Am J Enol Vitic. 1995; 46:187-194.

Pszczólkowski  T, Bordeu E. Posibles causas  del deterioro  de la calidad  del vino en parronales y viñedos  vigorosos. Rev. Frut. (Chile) 1984; 5(1):23-26.

Reynier A. 1989.  Manual  de viticultura.  Cuarta edición.  Edi- ciones Mundi-Prensa, Madrid, España. 382p.

Ruiz M. 1999.  Observación y estudios sobre el tamaño  de la uva para la producción de vinos de calidad.  La Semana Vitivinícola. 2749 (1207-1210).

Smart R. 1990. Principies of cannopy management. The Aus- tralian Grapegrower and Winemaker 14-15.

Soleas G, Dam  J, Carey M, Goldberg  DM. Toward  the fin- gerprinting  of wines:  cultivar-related patterns  of poly- phenolic constituents in Ontario  wines.  J  Agric Food Chem. 1997; 45:3871-3880.

Torres P. 1993.  Etude de quelquestecniques en vue de mai- triser le rendement de la vigne. Le progres  agricole  et viticole. 110 Nº 9. Pp 199.

Valdivia J. 2001.  Efecto del vigor y del grado de madurez de las bayas sobre la fracción  polifenólica de las semillas del cv. Cabernet  Sauvignon en el valle del Maipo. Me- moria  para optar  al título de Ingeniero  Agrónomo.  Es- cuela  de Agronomía,  Facultad  de Ciencias  Agronómicas,  Mención  Enología  y Vitivinicultura.  Universidad de Chile. 55 p.

Yánez F, Duque  M.C, Bravo de Mingo J. 1998.  Riego loca- lizado  en el viñedo.  En: Reunión  Anual  del Grupo  de Trabajo en Experimentación en Viticultura y Enología. Ministerio  de Agricultura,  Pesca  y Alimentación (Ed.), La Guardia,  Álava, pp: 1-18.

Zamboni  M, Fregoni M. 1991.  La viticultura  y la acidez  del mosto Vite y Enolo. Profesional  14:29-37.

Zamora F. 2003. Elaboración y crianza  del vino tinto: Aspec- tos científicos  y prácticos. 53-58p. Ediciones  Mundi-Prensa, Madrid, España. 224p.

Wintermans  JF, De Mots A. Spectrophotometric charac- teristics of chlorophyll a and  b and  their pheophy- tins  in  ethanol.  Biochem. Biophys.   Acta  1965; 109:448-453.

Métricas de artículo

Vistas de resumen.
a description of the source 28




Cargando métricas ...

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.

2018 ® Universidad de los Llanos Nit: 892.000.757-3

Barcelona: Km. 12 Via Puerto López - PBX 6616800

San Antonio: Km. 12 Via Puerto López - PBX 6616900

Emporio: Km. 12 Via Puerto López - PBX 6616700

Fax: 6616800 ext 204

Horario de atención: Lunes a viernes 7:30am a 11:45am y 2:00pm a 5:30pm

Linea gratuita PQRs: 018000918641

Atención en línea: Lunes a viernes 7:30am a 11:45am y 2:00pm a 5:30pm

contacto@unillanos.edu.co

notificacionesjudiciales@unillanos.edu.co

Fax: 6616800 ext 204

Políticas de privacidad y términos de uso

Unillanos 43 años